Chipola: Bienvenido a mi blog de ARTE. Lo que hago, lo que me gusta y lo que quiero compartir contigo está esperando que le eches un ojo y aportes libremente.

Mujer artista y machismo violento

Susana y los viejos de Artemisia Gentileschi (detalle)

Es singular esta pintura no por el tema sino por  lo duramente reflejada que queda la violencia babosa de los acosadores y el asco irreprimible de la víctima. Este fue el fondo de escritorio de ENERO 2010 del calendario de Contraplano que iniciamos con la causa la violencia contra las mujeres.

Berta Giménez acompaña el trabajo con una de sus muchas frases memorables. Los que la conocemos gozamos de toda su sobredosis de expresión fuerte, femenina y juiciosa:

<<La historia y las instituciones que niegan el papel protagonista a las mujeres, olvidan que todos los varones, sabios y santos, fueron paridos, amamantados, educados y queridos por encima de todas las cosas, por una madre.Sin ella, todos habrían sido el simple estertor desperdiciado de un varón>>.

En cuanto al arte, este tema muy presente en la historia de la pintura Susana acosada por los viejos libidinosos, nunca  fue tan bien reflejado como en este caso en el que la artista es una mujer, ARTEMISIA GENTILESCHI, 1593/1653.

Artista romana de aplastante éxito en su época, lo que le llevó a ejercer su arte en distintas ciudades dando lugar a varios periodos pictóricos, dos de ellos en Roma, otros dos en Nápoles y otros florentino e inglés.  Todos ellos dentro de un inarticulado movimiento artístico, un nuevo manierismo basado esta vez no en “a la manera” de Miguel Ángel Buonarroti sino en el mundo estético y las técnicas de otro Miguel Ángel, Michelangelo Merisi apodado Caravaggio.

En España todo esto pegó muy fuerte influyendo en todos los grandes de nuestro querido barroco, deudor de este nuevo concepto lumínico, estético y tecnológico del artista milanés.

GENTILESCHI, Artemisia.- Susana y los viejos.

La gran diferencia que aporta Artemisia en el tema pintado y que supera en dramatismo todos los demás, es que refleja la violencia de la presión chantajista como tema fundamental. El dolor herido de Susana, el asco que le producen los acosadores y la maldad de los vejestorios en las miradas incisivas y sus gestos ratoneros, presiden la obra a diferencia de las varias versiones de Rembrandt que retratan la luz,  las de Tintoretto que se centran más en la mirada que en la agresión y otros que se centran en  cosas menos dramáticas que Artemisia.

Te lo adjunto en un tamaño decente que te permitirá verlo con más detalle.

Ser mujer  te hace ser más sensible con la parte doliente del tema pero es que además Gentileschi tenía otras razones que le dan a estos temas una especial visión y tratamiento.

VAMOS A DARNOS UNA VUELTA POR SU ENTORNO FAMILIAR

Era hija de un afamado pintor romano, Horacio Gentileschi (1563/1639), amigo personal de Caravaggio que le transmitió la parte más amable de su visión rompedora: los modelos de la casa eran bellos y bien vestidos a diferencia de lo tenebroso y barriobajero de la estética de Merisi.

El taller de Gentileschi tenía un gran “fondo de armario” de manera que las más delicadas telas y los vestidos del último grito garantizaban un paso a la posteridad cargado de elegancia a todos los retratados en esa casa. Había colas.

El taller daba ocupación a toda la prole de Horacio, pero fue Artemisia, con mucho más talento que todos sus familiares, la que superó con creces todo lo que se hacía en la casa y en gran parte de Roma.

Sus figuras son elegantes, bellas y vestidas como príncipes.

Sus ambientes ocupados por la luz más que por la sombra.

Su mirada firme y con fuerza lo que acompañado del dramatismo escénico del barroco naciente, suponía un crack en el mundo social y del arte del momento.

A pesar de todo ello, Artemisia no podía ser alumna de las academias de Bellas Artes por ser mujer. Allí estudiaban jóvenes mucho peor dotados que ella sin ningún problema debido a que orinaban de pié.

Por ello su padre le busco un maestro privado, Agostino Tassi que la violó en 1612.

EL VERDUGO, LA VÍCTIMA Y LA TORTURA

Horacio intentó controlar el desastre a la manera que se hacían las cosas hasta hace cuatro días: Concertó un matrimonio de conveniencia entre el criminal y su hija que había quedado embarazada. Pero cuando el agresor incumplió la palabra dada, Horacio decidió apoyar y defender la justicia y a su Artemisia por encima de leyes del silencio y  prejuicios costumbristas, tiró por el camino de en medio, denunció e hizo pública la agresión… esto dejaba a Artemisia deshonrada ante todo quisque pero habría un culpable, una condena y, como no, una inocente que recuperaría la honra.

El colega Tassi debía ser un elemento creativo de alto nivel y no sólo por sus conocimientos artísticos.

Convenientemente interrogado y seguramente torturado, confesó que había pensado asesinar a su esposa, que había tenido relaciones incestuosas con su cuñada y que pretendía robar obras de Horacio, amén de haber violado a nuestra heroina.

De todas formas, para mantener esta declaración era muy importante la historia contada por Artemisia. Con lógica aplastante -tal vez por ser mujer, tal vez no- se pensaba que la persona que declara una cosa voluntariamente y la mantine durante tortura, es que dice la verdad. Así se tomo declaración a nuestra artista con unos mecanismos que le destrozaban los dedos con grandísimos dolores… esto le limitó el desarrollo de su trabajo durante mucho tiempo pero en cambio le devolvió la honra y la posibilidad de reempezar de nuevo todo como víctima inocente.

AHORA TE VAS A ALEGRAR DE HABER VISITADO ESTE BLOG

Y HABER LLEGADO HASTA AQUÍ

Entonces es cuando ella  decidió hacer público su testamento gráfico del juicio y del caso.
¿Te apetece ver la cara  del violador Tassi?
Pues estás de suerte porque en un alarde de profesionalidad artística sin precedentes lo he encontrado.
Se trata de un anticipo del sologan de los 70 “Contra violación, castración”.

Mira

GENTILESCHI, Artemisia: Judith cortando la cabeza de Holofernes

Artemisia se autorretrató en 1613 como Judith cortándole la cabeza al amigo Agostino en el papel de Holofernes que grita como un poseso.

Se puede ver en la Galería Ufizzi de Florencia.

Este tema, así como el de los viejos verdes acosadores los trató en distintas ocasiones.

GENTILESCHI, Artemisia: Judith y su criada

GENTILESCHI, Artemisia: Susana y los viejos

Además del desahogo que suponemos encontraba en estos motivos, fíjate en las ropas, las poses y las calidades ambientales del cuadro y  en en el que hace un trabajo directamente relacionado con los modismos venecianos de Tintoreto y Veronés… que la Gentileschi, en su época veneciana brilló con luz propia en el planeta de Veronés, Tintoretto, Piazetta y Tiziano que trató bastante con ella y dejó constancia escrita de su valoración.

SIN COMPLEJOS

El autorretrato que pintó por expresa sugerencia de Tiziano es la primera obra suya que yo vi y si te fijas en la factura, el más “tizianesco” de todos los que hay en esta pequeña  crónica.

Y el más bonito, reflejada con una técnica muy suelta como una mujer currante, atenta, viva y triunfante contra todo el machismo opresor que le cayó encima.

GENTILESCHI, Artemisia: Autorretrato como Alegoría de la Pintura

A partir de la sentencia, ingresó como mujer con todos sus atributos intelectuales más claros que el agua, en la academia de dibujo de Florencia en 1614. Fue rehabilitada, solicitada por las cortes e Europa, se casó de conveniencia con un hombre y resultó un matrimonio feliz, tuvo que ir a Inglaterra a ayudar a su padre en unos trabajos y se quedó haciendo interesantes encargos bastante tiempo y fue admitida en la intelectualidad del momento… concretamente tuvo entrevistas y relaciones postales con Galileo hasta su muerte.

GENTILESCHI, Artemisia: Danae, 1612

GENTILESCHI, Artemisia: María Magdalena

Te acompaño dos obras más:

Danae recibiendo la lluvia de oro que bebe directamente de la colección que sobre este tema hizo Tiziano y la María Magdalena en el que la factoría del armario ropero perfecto nos ofrece una María  pecadora todo lo arrepentida que tú quieras, pero elegante y a la moda de los trapitos de la época, como ella sola.

Seguramente así quería ella reflejar el ser femenino… fuerte y bello.

De su vida existen novelas, diálogos y obras de teatro, perdidos, recuperados, recordados y reeditados por Cátedra y Alfabia. Con introducciones de Susan Sontang.

Llegados aquí sólo resta añadir que Gentileschi debe ser recordada COMO ARTISTA y nunca olvidar el aspecto COMO MUJER ARTISTA con una personalidad superior a toda la sociedad de su época.

Y Valorarla justamente porque la mayoría, como yo mismo, la hemos descubierto a pesar de la extraña losa de silencio criminal que la historia a depositado sobre su aportación artística.

CODA

Esta historia del mes de enero estaba precedida por la portada del calendario, una especie de MANIFIESTO o DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS (De principio de año, claro). Dando la bienvenida al año naciente y las causas que denuncia mes a mes.

Tómatelo en serio porque está escrito con el corazón.

Hela aquí.

  • He aprendido mucho y además, me ha encantado, Joaquín. No sé si podría compartir una parte de tu entrada en mi blog, reenviando luego al tuyo… ¿me lo permitirías? En cualquier caso, una gozada! Un abrazo fuerte y gracias.

  • Estimada Angels, dispón como gustes de lo mío.
    Me gusta que te guste lo que hago y valoro mucho tu aportación.

  • Joaquin cada vez q entro en tu pag no se, me impresionas.
    Pero con Artemisia han sido tantas sensaciones…mejor son emociones, has paseado por toda mi vida.
    Cuando charlemos en directo sera fenomenal poder volcarte …..
    Amigo PROFESOR un abrazo

  • Nuria, lo de profesor me ha llegado al alma.
    Me alegro que te guste… y lo de Artemisia, como no puede ser de otra manera, os coge más a las mujeres.
    Y la suya es una historia terrible olvidada por una historia del arte terrible.
    Saludos.

  • Chipola, me ha encantado tu entrada. Artemisia es grande, más grande que su padre. Hace mucho tiempo que sigo su obra. Estuvimos en Barcelona en una exposición donde pudimos ver el cuadro de Judith y Holofernes y nos emocionamos con su vitalidad. Se necesita mucha fuerza para sobrevivir a esa época siendo mujer. Gracias.

  • Lola, gracias a ti por visitar el sitio.
    Como prueba de mi agradecimiento leeré tu último -y próximo- libro dos veces.
    Saludos.

  • Judith cortando la cabeza de Holofernes me parece terrorífico. Y Susana acosada por los viejos libidinosos es tan expresivo!! Siento asco yo también.

    Saludos

You must be logged in to post a comment.