Chipola: Bienvenido a mi blog de ARTE. Lo que hago, lo que me gusta y lo que quiero compartir contigo está esperando que le eches un ojo y aportes libremente.

Lo primero que pongo es lo último que he hecho

La primera obra de esta temática con la tipología ya definida.
La primera obra en la que aparecen definidos los personajes de esta nueva temática. (Haz click en las imágenes para ampliar)

Desde hace tiempo (1975 +/-) me he divertido con estos personajes. Hace años dibujé algunos y alguno trabajé más en serio.
Es un tema que nunca me ha abandonado pero que tampoco he desarrollado con permanencia… hasta ahora.
Tienen como valor añadido la permanencia que consiguen en la retina del que mira. Comprueba si no…  estas figuras no se te olvidarán.

Se trata de un tema de contraste, como un binómio fantástico de Rodari: “DEMONIOS/BONDAD” y he elegido para marcar más ese trato cotidiano  el título “DEMONIOS Y DEMONIAS ” para toda la colección.

(Demonia es como se llama en la huerta de Murcia a una mujer mala, revoltosa y trajinera. Y es una palabra que aporta “desmadre” a un ejercicio artístico pero también lleno de humor disparatado).

No he querido pasarme en deformidad monstruosa porque no han nacido para dar miedo, antes bien, facilitan la sonrisa. Esta pareja es la primera que funciona con pezuñas… aunque aún no tienen rabo. (Haz click en las imágenes para ampliar)

Liando un porro

Me gusta retratarlos en la vida cotidiana. Eso los convierte en  personajes amables, simpáticos y muy como nosotros. Los que he creado son demonios enamorados, que fuman, que se fotografían, vergonzosos o desvergonzados, canijos o rebosantes de anabolizantes, que lían sus porros a escondidas (para no dar mal ejemplo sobre todo), crían mellizos y duermen la siesta cerca de las calderas.

Demonio fumando

Añado algunos dibujos y dentro de nada colocaré bocetos en abundancia para que disfrutes, porque a mí me parecen muy divertidos.
Y me divierto haciéndolos.

(Ver todas las ilustraciones en tamaño mayor en FLICKR)


  • Y no es ni lo primero que leo de este blog, ni lo último que leeré. Me he dado cuenta con “Los tiempos medios” de que había cometido un error imperdonable: tener a mi alcance el proceso de creación, y no darme cuenta y aprovechar la extraña oportunidad que nos brindas. Y verlo en su orden, como se fueron forjando, y evolucionando. Así que, cuando conocí a tus demonios y demonias, en la última entrada sobre ellos, ni me planteé el trabajo que llevaban detrás. Parecen tus vecinos, tus amigos, observados durante horas (posiblemente, de alguna forma sea así), inmortalizados a vuelapluma mientras descansan, juegan con sus hijos…viven, en suma. Funcionan tan bien, que ni me dí cuenta de que, antes de que los creases, no existían. Ha sido al leer “la primera que funcionó con pezuñas” cuando me he dado cuenta de la complejidad, y el éxito de tu tarea. Son tan reales, tan divertidos, tan entrañables, y tan dotados de personalidad individual, en esa sociedad paralela, mucho más amable que la nuestra, hasta con el tridente manchado y las rodillas salpicadas después de un seguramente duro día de trabajo, con sus pezuñas, su rabo y sus cuernos (aptos, como has demostrado, para dormir a los hijos), que los puedo ver hasta en movimiento. Son sencillamente fantásticos. Y sí, me despiertan una sonrisa: tierna en ocasiones, en pareja o con sus hijos, cómplice en otras fumando a escondidas, o liándose un porro (lo confieso, ése me gusta especialmente, infantil, incluso, a veces (la cara de sorpresa del demonio con el pollo, es genial). Me alegro de que te divierta dibujarlos, porque a mí me encanta verlos.

  • Querida Beatriz.
    Este mensaje me llena de satisfacción porque has dado en la tecla que realmente mueve -o eso pretendo- este blog: EL PROCESO CREATIVO.
    He escrito una respuesta a tu extenso comentario también larga, pero por alguna razón se ha borrado… no la encuentro.
    Ahora no puedo pero la reharé porque era muy “sentida” e interesante.
    Te gustará cuando la leas.
    Gracias.

  • Además, Bea, ya que citas las pezuñas, te señalo que los primeros de estos demonios aún no tienen rabo… eso nació después.

  • Sí, lo he leído. Y confieso que no me había parado a pensarlo. Gracias por el privilegio de dejarnos atisbar el proceso creativo. Por éso me gusta ver los bocetos, los estudios previos, las radiografías…pero, además de ser raro poder verlos (hace poco, tuve la suerte de ver una exposición de dibujos y pinturas de Pablo Gargallo, es fantástico poder contemplar la concepción de las obras), lo que nunca ves es el proceso intermedio. Los tiempos medios. Gracias de nuevo. Y, cuando consigas rehacer la respuesta (ya veo que no soy la única a la que le pasan esas cosas:vuelcas todo en el teclado, tal como te surge, “sentido”, y, cuando vas a pulicarla..desaparece), estoy segura de que me encantará leerla.

  • Y tienes razón: ganan ampliándolas. Flickr :)

  • Querido Joaquín:
    Disculpa que te llene el blog de comentarios, pero, por una suerte extraña de casualidad, acabo de leer un hilo sobre el fruto del membrillo. Como he posteado hace un momento, asociado mentalmente y sin posibilidad de disociación, me temo, a Antonio López y Víctor Erice, en esa magnífica película-documental, “El sol del membrillo”, que, precisamente, lo que nos abre las puertas es al proceso de creación, y sus complejidades.
    Como tu blog.
    Y, de nuevo, un afectuoso saludo.

You must be logged in to post a comment.